viernes, 24 de mayo de 2013

MICRORRELATOS EN EL COLEGIO ANGEL ABIA DE VENTA DE BAÑOS

Esta mañana he tenido la gran suerte de ir al colegio Angel Abia a hacer una sesión para trabajar los microrrelatos en la clase de cinco años con Angelines, la tutora de estos niños.
Hemos trabajado el microrrelato " Caballito de madera" y la tutora me ha dicho que va a compartir con todos nosotros, el cuento que han creado sus niños y niñas.
Como siempre decir que MUCHAS GRACIAS a las tutoras de Infantil por su entusiamo e interés en conocer nuestro proyecto, para llevarlo a cabo. Es un placer siempre ir a vuestro colegio porque es como estar en casa.
Por supuesto mi agradecimiento al Equipo Directivo por haber  hecho posible que yo pudiera estar allí. Jose Antonio, gracias por hacer que las cosas resulten tan fáciles, a pesar de todas las dificultades que conllevan.
Muchas gracias también a Gustavo, uno de los ilustradores del libro " No nos cuentes cuentos, cuéntanos microrrelatos" por  acompañarme. Sin él, las sesiones no serían lo mismo.
Os dejo, la ilustración que nos hizo Gustavo del cuento que nos inventamos.



2 comentarios:

  1. Por fin después de mucho esperar, vino Eva y Gustavo y junto con los niños de Educación Infantil de 5 años imaginaron un precioso relato que ahora podéis disfrutar.
    Había una vez un pueblo que se llamaba Venta de Baños, donde un día llego una feria y con esa feria llegó un caballito, era de tamaño medio, era de madera, de color marrón y con sus crines azules.
    Al caballito de madera le gustaba correr, trabajar, trotar, patinar, hacer travesuras con sus amigos, jugar al futbol y todos los deportes, también le gustaba estudiar, en cambio no le gustaba comer zanahorias ni cocinar y lo que no le gustaba nada, nada, era saltar a la comba.
    Este caballo de madera se llamaba POCHOLO. Cuando llegó con la feria se encontró con un perro que tenía manchas y la cola cortita, era muy pequeño y se llamaba SOCIO.
    - ¿Dónde vas caballo? ¿Cómo te llamas? Preguntó el perrito.
    - Me llamo Pocholo, ¿y tú?
    - Yo me llamo Socio, contestó el perrito.
    - ¿Dónde vives? Volvió a preguntar el perrito.
    - Vivo en una casa de madera. Le dijo el caballito de madera.
    - ¿Te gustan las aventuras?
    - Si, contestó Socio
    Entonces muy contento Pocholo dijo:
    - ¡Podemos hacer aventuras juntos! ¡Podemos escalar un volcán!
    - En Venta de Baños no hay volcanes, contestó Socio.
    - Podemos ir en barco
    - En Venta de Baños no hay mar, volvió a decir el perrito Socio
    - Podemos ir a la piscina, propuso de nuevo Pocholo
    - Si, (contestó muy contento el perrito). Podemos nadar, bucear y comer helados en la piscina, o podemos ir a Tariego a explorar las cuevas.
    El caballito se puso muy contento, pero el caballito se acordó que tenía que ir a preguntar a sus papás si podía ir.
    - Mamá, ¿puedo ir a Tariego?
    Y la mamá contestó –No
    - Mamá, ¿puedo ir a la piscina?
    Y la mamá contestó –No
    Pocholo se puso muy triste, porque no podía ir a Tariego ni tampoco podía ir a la piscina.
    La mamá le dijo que le dejaba ir a la feria. Y entonces Pocholo y Socio se fueron a la feria.
    Pocholo se puso muy contento porque iba a ir a la feria con su amigo y juntos lo pasarían muy bien.

    Estaréis de acuerdo conmigo que ha quedado genial.
    Los niños disfrutaron creando su microrrelato, tenían muchas ganas algunos ya habían oído hablar de, los microrrelatos y tenían curiosidad.
    Después de la experiencia les he preguntado si les ha gustado hacer microrelatos y esto es lo que ellos me han contestado:
    -Me ha gustado porque lo hicimos todos, juntos los compañeros, porque hemos hecho un trabajo en equipo, porque el caballo vivió muchas aventuras, porque lo podemos hacer nosotros, porque son divertidos, porque caben muchos en un libro.
    Desde aquí queremos dar las gracias. Gracias Eva por ayudarnos a crear una historia, gracias Gustavo por el dibujo, es muy bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a tí Ángeles y a tus niños por invitarnos a vuestra clase y por supuesto daros la enhorabuena por la imaginación y creatividad. Realmente fue muy chulo el cuento.
      Me alegro mucho que a los niños y niñas les haya gustado crear un cuento y les animo a que sigan haciéndolo, porque si se le motiva y se les deja crear sus historias, ya veis el resultado.
      Un beso muy fuerte a todos y todas

      Eliminar